Tips para cuidar tu Joya

¿Cómo cuidar las joyas?

Tengo un compromiso con la calidad de mis creaciones.
Proporciono a mis clientes el soporte necesario para su mantenimiento.

Cuidar las joyas
A todos nos gusta que nuestras joyas luzcan como el primer día. Para conseguirlo es importante saber que no debemos aplicarnos productos químicos como perfumes o lacas de pelo una vez llevemos las joyas puestas, ya que estos productos llevan componentes que pueden deteriorar, envejecer y ensuciar las piezas. También evitar golpes y guardarlas en sus respectivas bolsitas de joyería por separado. Es bueno tener un paño de pulido provisto para darle el brillo a tu joya en un momento excepto para la joya en plata envejecida.
A continuación te daré unas cuantas instrucciones para cada tipo de joya.


Oro amarillo
El oro es un metal noble y fácil de cuidar. Las joyas de oro con muchos agujeros y rinconcitos acumulen la suciedad. Para este tipo de joyas te recomiendo que frotes la pieza cuidadosamente con un cepillo de dientes suave debajo de un chorro de agua caliente y con un poco de detergente líquido tipo “Fairy”. Enjuague con agua tibia y seque completamente el diseño con un paño de tela de algodón o algún tipo de tejido suave, para no producir ralladuras antes de guardarlo en tu bolsita de joyería.


Oro blanco
El oro blanco normalmente lleva un baño de rodio para darle más blancor y resplandor al metal. Es fácil de dañarlo y con el tiempo se gasta. Si ves el metal un poco amarillento es posible que el baño de rodio se haya gastado, en este caso será mejor acudas a un joyero para repasar el pulido y de nuevo dar el baño de rodio.
Para mantener el oro blanco, use la misma regla del oro amarillo.


Plata. Todas las joyas de plata creadas por Mila Kuzmenko son producidas en plata de ley 925 constituida por 92,5% de plata pura.
• Para prevenir que la joya de plata se oxide hay un truco: guarda la en una bolsita hermética de plástico. Al no entrar en contacto con el aire frenamos la oxidación que puede ocasionar una alteración en el color original de la pieza y puede ocurrir con más o menos intensidad dependiendo del PH de la piel, o la proximidad con el mar.
• Y de vez en cuando sigue el mismo proceso de limpiado para las joyas de oro
• No obstante para los acabados mate o con un rallado puedes utilizar un poco de bicarbonato frotando cuidadosamente con las manos debajo de un chorro de agua caliente.
• También se puede limpiar la plata envolviendo un recipiente hondo con el papel de plata vertiendo una taza de agua caliente añadiendo una cucharada de bicarbonato y una cuchara de sal. Remover todo y poner las joyas para 2-5 minutos. Después pasar por el agua limpia, y secar y guardar en tu bolsita.

Limpieza de la plata oxidada o envejecida
La plata oxidada o envejecida pierde. Te recomiendo que le apliquéis cuidadosamente sobre la superficie un poco de crema hidratante para manos y seques con un paño fino para joya. Es importante separar las joyas de plata oxidada de las otras para que no se rallen ni dañen la pátina de óxido.
En caso que la pátina de óxido se deteriore acuda a un joyero.


Cuidado de las perlas.
Las perlas necesitan algunos cuidados especiales.
Guarda las siempre dentro de un saquito de tela o envueltas con un paño de tejido suave. Es importante guardarlas separadas de las otras joyas para evitar ralladas.
Pon tus perlas después de poner la crema y colonia para evitar el efecto corrosivo en ellas.
• Es recomendable evitar el contacto con el agua en los collares que tienen perlas, básicamente si están montadas en un hilo, el agua provocará su deterioro. Limpiar las perlas con un paño húmedo y suave y nunca con un cepillo.
• Puedes limpiar tus pendientes o anillo en una ligera composición de agua con jabón suave, pasando por el agua limpia y secando con un paño suave.


Diamantes y los minerales. La belleza de los diamantes y minerales requiere la limpieza adecuada para mantener su brillo y transparencia.
Es importante limpiar los con regularidad, ya que las grasas y la suciedad pueden tapar las bocas de engaste de la piedra, hasta el punto que el mineral pierda gran parte de su brillo. Es por este motivo que os recomiendo que limpiéis las piezas frecuentemente con un poco de agua, aunque no las utilicéis. En el caso de que haya algún rincón de difícil acceso usa el mismo proceso que para el oro amarillo. También evita exponer tu joya con topacio, ametista o perla bajo el fuerte sol directo para que no pierdan intensidad de su color.

take care of your jewel